"En Cristo... un nuevo amanecer."
"In Christ... a new beginning."

Paz con Dios

¿Quién es Jesús?  ¿Cómo puedo experimentar paz con Dios?

¿Me ama Dios? La respuesta está en la Biblia, la palabra de Dios:

“Con amor eterno te he amado.” —Jeremías 31:3

Dios te ama, y te ama con un amor que ni siquiera te imaginas, porque no hay ningún amor comparable con el amor divino. Dios te ama. Él quiere perdonarte. Él quiere tener comunión contigo.

“Dios es amor.” — 1 Juan 4:16

No importa cuán lejos hayas tratado de alejarte de Dios. Él te ama. Sus ojos están sobre ti. Él te ve. Dios te ama, y la Biblia dice que Dios envió a su Hijo del cielo a esta tierra por ti. Jesucristo vino a esta tierra para cargar tus pecados sobre una cruz. Dios tiene un plan para tu vida.

“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” —Jeremías 29:11

Dios nos creó en su imagen, y tu eres importante para Dios.

“Aun los cabellos de su cabeza están contados.” — Lucas 12:7

Dios sabe quién eres. Él sabe tu nombre y todo sobre ti. Él te cuida y se preocupa por ti.

¿Quién es Jesús, y qué significa para mí su vida, su muerte y su resurrección?

“Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—Nadie llega al Padre sino por mí.” — Juan 14:6

Muchos pasan por la vida insatisfechos, sin sentido, buscando, como un lienzo en blanco que espera que se pinte sobre él un cuadro de propósito. ¿Qué significa todo? ¿Y qué tiene Jesús que ver con eso? (Mira el video)

¿Puede Dios cambiar realmente mi vida?

No importa quién eres o cómo has vivido tu vida hasta ahora, Dios te recibirá en tu familia. Él te cambiará y te hará una persona completa. Confía en Él, como millones de personas lo han hecho, y experimenta su gracia personalmente.

“Yo soy el Señor, Dios de toda la humanidad. ¿Hay algo imposible para mí?" — Jeremías 32:27

Dios es santo. Él es poderoso. Y Él puede cambiar tu vida.

“Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo.” — Apocalipsis 3:20

 

¿Oyes la voz de Dios hoy día?

“Entonces el Espíritu del Señor vendrá sobre ti con poder….y serás una nueva persona.” — 1 Samuel 10:6

 

Tu nueva vida puede comenzar ahora.

Entonces, ¿qué tienes que hacer?

¿Qué debo hacer para ir al cielo?

Dios no está esperando a juzgarte. Dios no está esperando a condenarte. Él está esperando a recibirte con misericordia, con amor, con abrazos abiertos y para perdonar todos tus pecados. ¿Acudirás a Él? ¿Te alejarás de tu pecado y vivirás para Él? Él puede transformar tu vida y – puedes mirar adelante a la eternidad con Él en el cielo.

 

“Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.” — Romanos 10:9

 

No hay nada que puedas hacer para ganar el perdón de Dios; esto es posible solamente por Su gracia cuando tú depositas tu fe en Él. Dios es un Dios de amor y quiere perdonarte. Él quiere darte la bienvenida en su familia.

“Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.” — Juan 1:12

 

Tú puedes ser un hijo/a de Dios hoy.

Luego los sacó y les preguntó: “Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?” “Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos,” le contestaron.” — Hechos 16:30,31

 

¿Crees en lo que Jesús ha hecho por ti, muriendo en una cruz para hacer un camino para que tú puedas vivir?

Dios sabe quién eres, te ama y quiere que lo conozcas a Él y lo ames.

 

¿Cómo se logra esto?

 

Primero, tienes que admitir que, como todos nosotros, eres un pecador. Ser pecadores significa que somos imperfectos y hacemos lo incorrecto; quedamos cortos de alcanzar su norma perfecta. También significa que estamos separados de Él y merecemos su juicio.

 

¡Pero Él nos ama! Dios envió a su propio hijo, Jesucristo, para morir por nuestros pecados. Él murió por tus pecados. Fue castigado para que tu no tengas que ser castigado. No solo eso, sino que la muerte no lo derrotó a Él. Luego de tres días, Jesús resucitó de entre los muertos, ¡nuevamente vivo!

 

Confiar en el sacrificio de Jesús es la única forma de encontrar el perdón de Dios y de comenzar una relación con Él. Te animamos a tomar este paso de fe hoy. Para hacerlo, simplemente habla con Dios –esto se llama orar– y dile que crees en su Hijo. Sugerimos una oración como ésta:

 

“Querido Señor Jesús,

Sé que soy un pecador. Te pido perdón y me aparto del pecado. Creo que moriste por mis pecados y resucitaste para darme una nueva vida. Te entrego el control de mi vida. Confío en ti como mi Señor y Salvador por el resto de mi vida.

En tu nombre, amén.”

 

Si hiciste esta oración o si tienes preguntas, por favor compártelo con nosotros utilizando los botones de abajo.